Hidratación con agua… y algo más

Hidratación con agua… y algo más

Caminar, correr, cantar, hablar, respirar …. siempre perdiendo agua.
Y si nos esforzamos, sudamos. Y entonces nuestro organismo puede empezar a gritar que necesita ayuda.

Los órganos necesitan cierto grado de humedad. La sangre necesita llegar a todos los órganos, y además de mantener una fluidez óptima, debe aportar agua a todo rincón del cuerpo. Y mantener en la corriente sanguínea una serie de productos disueltos en ella, y que son imprescindibles para mantener un equilibrio imprescindible para nuestra salud. Necesitamos agua.
Debemos hidratar nuestro cuerpo, durante todo el día. Consumir dos litros de agua al día, acompañados o no de sales disueltas en ella, nos ayudará a mantener un equilibrio imprescindible para mantener un buen nivel de salud.

Pero la piel necesita hidratación interna, pero también externa.
Y ¿cómo hidratar la piel desde el exterior?
La manera más fácil y antigua: evitar que la capa más externa de la piel pierda agua. Mediante productos que mantienen una capa lipídica en perfecto estado, evitaremos que el agua estructural de la piel se evapore, y así la tersura y salud de la piel se mantendrán en perfecto estado.
Agua para la salud, ¡y para una buena piel!

No Comments

Post A Comment