Articulaciones de mi vida (y II)

Articulaciones de mi vida (y II)

Como animales que somos, y que no dejamos de movernos, necesitamos articular nuestro cuerpo. Gracias a ello somos tan flexibles, maleables y ágiles. Nuestras articulaciones nos hacen ser así: móviles.

Pero la edad, el sobrepeso y el sedentarismo, combinados en diferentes proporciones, junto con dietas inadecuadas, pueden ocasionarnos problemas articulares, y dolor. Y lo que más nos preocupa: dejar de movernos.

Pero hoy en día, podemos ayudar a mantener estas partes de nuestro cuerpo, en buen estado, y asegurarnos un mantenimiento de la maquinaria que nos llevará a vivir muchos años sin depender de ayuda mecánica externa.

Toda articulación entre dos huesos tiene cartílago, que actua como amortiguador , y que empieza a desgastarse a los 35 años, aunque la mayoría de síntomas aparecen alrededor de los 60. Pero no afectan con igual frecuencia a todas las uniones articulares, sino que las más desgastadas por el peso corporal, son las primeras en quejarse, y empezar a molestar en nuestro quehacer diario. Las rodillas dejarán de ser tan móviles, y pueden ocasionar dolor agudo o crónico, pero siempre molesto.

Mejor empezar a pensar en mantener en buen estado nuestro cuerpo, y qué más fácil que ayudar con una dieta equilibrada y alguna ayuda que aporte aquellos componentes que aseguren un estado envidiable del tejido conectivo.

Tomando diáriamente Colágeno hidrolizado, que integra todo el tejido conjuntivo, conseguiremos mantener la estructura corporal en buen estado. Acompañandolo de Magnesio, que interviene en la formación de nuevo colágeno y en el buen funcionamiento de músculos y mantenimiento de los huesos, conseguiremos aportar a nuestra salud diaria un plus para el futuro. Y para cerrar el círculo: Magnesio, que ayuda en la relajación muscular, y Acido Hialurónico, que interviene en la lubricación articular.

Para que los años no pasen más rápido por nuestras articulaciones!

No Comments

Post A Comment